Páginas vistas en total

viernes, 27 de enero de 2012

Una noche con luna llena en La Cima del Jbel Toubkal a 4.167 metros de altura, Atlas Medio (Marruecos).

Para realizar esta espectacular sesión que me ofreció la naturaleza, antes de nada, se tuvo que tratar la elección de nuestro próximo destino. Nos encontrábamos en Essaouira y había que elegir entre dos posibilidades: Ir a Agadir, lugar de veraneo y muy conocido en Marruecos, a una hora de viaje; o hacer turismo de aventura por el interior de este bonito país. Escogimos esta última, pasar del océano Atlántico al puro desierto.


Eran las siete de la tarde y pusimos marcha a nuestro futuro destino, que estaba a 400 kilómetros más o menos de donde nos encontrábamos.
La primera parada fue en un riad a las diez y media de la noche, a 120 kilómetros pasado Marrakech. Teníamos que cenar algo y habíamos exprimido al máximo el tiempo de coche, ya que nuestro destino se haría eterno por las malísimas carreteras de este país.
Al terminar, había que continuar con nuestro viaje. Salimos del local para coger el coche y nos encontramos con una fuerte nevada.
Oh!, ¿que hacemos?.
Entramos otra vez y le comentamos al dueño si habría alguna posibilidad de que el Atlas estuviese abierto, ya que en mi guía decía que subiríamos a una altura de 4.200 metros sobre el nivel del mar. Estamos a tan solo 1.000 y ya pegaba fuerte.
Su respuesta inmediata fue de que ellos sabían a ciencia cierta de que lo cogeríamos cerrado y que teníamos la posibilidad de quedarnos aislados a medio camino. Nos miramos y dijimos, vamos para adelante y no perdamos más tiempo. Ellos quieren ganar dos huéspedes y por eso del intento de engaño. Ya llevamos unos cuantos días en este país y empezábamos a saber de que iba el tema.



Eso si, le preguntamos donde se podía dormir pasado el Atlas por si ellos conocían un lugar bonito para visitar de mañana, después de un pequeño descanso o cabezada. 
Nos dieron una dirección de un hotel en Ait benhaddou, la busqué y me pareció correcto, con suerte llegamos esta noche.
Cuando llevábamos una hora de viaje desde que dejamos el riad, nos cruzamos con la barrera de entrada al puerto de montaña, da la casualidad que estaba elevada. Nuestra intuición nos dio la razón, a partir de ahí empezamos a notar los síntomas de que nos era complicado respirar, al estar a tanta altura. Un cartel en la carretera decía que estábamos a 3.000 metros sobre el nivel del mar.
Los paisajes del trayecto eran espectaculares, dentro de una noche iluminada y gracias a la luna llena. El conjunto daba un aspecto de encontrarnos en el puro día pero las estrellas que muestran las imágenes, delatan una noche de cielo limpio. 


Al llegar a la cima de Jbel Toubkal a 4.167 metros de altura, la naturaleza nos ofreció esta espectacular sesión, que posteriormente la revista dominical del Diario de Pontevedra me cedió su contraportada el 14 de junio del 2009 http://diariodepontevedra.galiciae.com/pdf_files/14062009revista_3.pdf
y que también la revista Lonely Planet España en el mes de noviembre del 2010 publicó a media página.
Dando a conocer esta pequeña aventura vivida a altas horas de la noche, perdidos por las montañas del Atlas de Marruecos con luna llena.

Todas las imágenes están protegidas por derechos de autor y con un sistema de búsqueda en caso de utilización de terceras personas sin consentimiento o permiso alguno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario