Páginas vistas en total

lunes, 13 de junio de 2011

Las Cascadas de Ouzoud, noche de alta montaña en el Atlas medio de Marruecos.

Llegamos a las Cascadas de Ouzoud, ya es casi de noche, después de hacer los 156 km que las separan de Marrakech, más los añadidos hasta coger la dirección buena. El viaje es por carreteras que no acompañan, gran parte es calzada secundaría, esto quiere decir que pueden ser  hasta de tierra.
Nada más ver el cartel de bienvenida ya nos están esperando en el parking, no solo es  para dejar el coche sino también para ofrecernos un guía para enseñarnos el parque.
Empieza la noche y todo lo que nos ofrezcan es bueno, por lo menos podremos ver algo y así aprovechar nuestra visita.
Vamos bajando hacia las cascadas, se empieza a escuchar el gran ruido del agua, cogimos la mejor época según la guía de viajes, estamos en primavera, debe de ser porque es cuando más caudal tienen, y estas son más impresionantes.
El guía nos lleva a oscuras por unos senderos hasta lo más alto de la cascada, una vez que llegamos, vemos que hay unas enormes piedras para cruzar al otro lado de la ladera, nos dice que tenemos que continuar por ahí.....puff...pienso...este tío está loco pero debe ser que es de noche y de día sería otra cosa, son gajes del oficio y hay que jugarse un poco la vida con todo el equipo fotográfico encima. Realmente, el corazón me late a una velocidad fuera de normal.
Hay que volver por el mismo camino, ahora nos vamos a verlas desde otro punto, un mirador que hay más abajo y así poder estar de frente a ellas. Tienen unos focos que las alumbran por la noche y esto es lo que realmente nos puede salvar. Ya al llegar al lugar estaba lloviendo pero en estos momentos lo supera, hay que hacer la imagen sea como sea, las condiciones no son buenas pero nos enfrentamos a este reto. Lluvia y escena nocturna implica resultado casi imposible pero después de pensar las muchas variaciones se llegó a la conclusión de que hay que forzar la máquina al máximo y utilizar flash externo. Con esta solución después de muchos disparos conseguimos que no se notase la lluvia y así poder tener esta toma.


A la altura que nos encontrábamos, añadiendo el frío que hacía y la lluvia. El cuerpo necesitaba una buena cena, calor y fundamentalmente descanso. El guía nos ofrece una fiesta con almuerzo y música tribal, según nos dice, por suerte nuestra, se hacía esa misma noche en el pueblo. Teníamos que decir si nos quedamos para así él avisar al cocinero ya que había más gente. Pasamos a tratar el precio y saber todo lo que nos incluye, la cosa nos parece bien y nos dirigimos al local. Entramos, vemos todo tan colorido, es un decorado tipo bereber, casi no hay luz, esta es muy tenue, nos sentamos en una de las mesas. Como no, el Té de bienvenida que no falte, fue bien recibido y más aún a la temperatura que teníamos nuestros cuerpos.
Ellos ya estaban en plena fiesta, con música y todos alrededor de una chimenea pero nosotros como buenos españoles, aún teníamos que cenar.


Mi plato es una Berber Tagine Omelette, os dejo la receta de lo que os hace falta para elaborarlo, aún así, la que me prepararon ese día ahí no superó a ninguna de las otras que comí en el resto del viaje por Marruecos.

Se necesita disponer de los siguientes ingredientes:

Aceite de oliva
1 cebolla roja finamente picada.
1 cucharadita de cúrcuma.
1 cucharadita de cilantro molido.
1 cucharadita de pimentón molido.
10 tomates, pelados y cortados en cubitos.
7 huevos batidos.
1 manojo de cilantro picado.
Sal y pimienta recién molida negro.

Método:

  1. Caliente su tagine en la estufa y agregue un poco de aceite de oliva con la cebolla y cocine lentamente durante unos 5 minutos, añadir las especias y cocinar durante 3 minutos, esto libera de los sabores.
  2. Agregar los tomates y el cilantro a continuación, cocine a fuego lento durante unos 10-15 minutos, asegúrese de remover de vez en cuando y reducir hasta obtener una consistencia de salsa.
  3. Retirar del fuego y vierta los huevos batidos con la salsa, cubrir con la tapa tagine y colocar en el horno durante unos 10-15 minutos o hasta que toque ligeramente bocanadas y conjuntos.
  4. Para servir, salpimentar y rociar con un poco de aceite.


Todas las imágenes están protegidas por derechos de autor y con un sistema de búsqueda en caso de utilización de terceras personas sin consentimiento o permiso alguno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario