Páginas vistas en total

martes, 19 de abril de 2011

Cais da Ribeira, cruzando El Puente Don Luis I, parte baja que surca el río Duero, Oporto.

Después de disfrutar las vistas desde el puente Don Luis I hacia el rio Duero, ahora nos vamos a La Ribeira, ya estaba avisado de que tuviese cuidado en esta zona, dicen que las callejuelas por las que tienes que pasar hasta la parte baja al pie del rio es una zona muy peligrosa de Oporto, no muy transitable y con bastante delincuencia, ya bajando con algo de tensión, veo que me sigue alguien, en esos momentos era presa fácil, dos cámaras encima (una analógica y otra digital), uno se hace el avión pero tomando medidas. Toca montar una de ellas sobre el trípode ya que me encuentro en una parte muy oscura y con cielo potente, era día despejado y a media mañana. Mido la luz, encuadro rápido y dedo en el gatillo del trípode por si tenemos que desmontar la cámara, hago la imagen con temporizador mientras tanto miro con seguridad a la sombra que tenía desde hace tiempo siguiendome, en ese momento él toma camino contrario y desaparece. Se cierra la cortinilla de nuestro obturador, desmontamos cámara-trípode y bajamos hacía nuestro destino que era  La Ribeira, ya estamos fuera de peligro!!.
Estas son imágenes que con el tiempo siempre van a tener una historia grabada en los bits del archivo, aunque no estén guardados pero si en nuestra memoria.


Me encuentro donde yo quería, veo desde otra perspectiva los diferentes puentes, barcas, casas de media altura y gente. Anteriormente desde lo alto del puente cada parte era minúscula.
Es la hora de la comida, las terrazas para ser invierno tienen bastante aforo, el día lo merece. Esta pequeña hora de inactividad de su gente se aprovecha para hacer el mejor recorrido y captar las diferentes tomas de este bello lugar.


Por lo que vemos en una parte de su larga explanada, esta no es una zona de culto al baño, nos lo muestra una pintada con dirección hacia las ratas,ahí me acuerdo de la anterior visita a esta ciudad, como desde las viviendas que dan a la Ribeira, gritaban "Agua va"!!, en la memoria tenía una idea de ser una ciudad muy sucia, la encuentro en mejor estado después del paso del tiempo pero estas letras siguen delatando la falta de cuidado que tendría que tener para un mejor disfrute.


La utilización del río Duero está aprovechado por diferentes navieras que te dan a conocer otra forma de ver el bajo Oporto, disfrutas de sus paisajes surcando las aguas que atraviesan esta ciudad.


A lo largo de toda la orilla fondean los rabelos, embarcaciones con las que antiguamente se transportaban los barriles de vino río abajo. Hoy las bodegas de la zona los mantienen como atractivo turístico, para mostrar los orígenes de su actividad.


Todas las imágenes están protegidas por derechos de autor y con un sistema de búsqueda en caso de utilización de terceras personas sin consentimiento o permiso alguno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario