Páginas vistas en total

lunes, 7 de marzo de 2011

Finisterre,A Costa da Morte (A Coruña)

Finis Terrae punto de unión entre el Oceano Atlántico y el Mar Cantábrico en la ladera del Monte Facho,se encuentra el Cabo Finisterre,punto final de nuestro trayecto que nos ha llevado por esta agreste y bellísima zona de costa.La visión que se presenta nos impresiona,como ya lo había hecho con los romanos y peregrinos llegados aquí en todas las épocas.


A nuestros pies,la inmensidad del Oceáno Atlántico es recorrida por miles de embarcaciones que día a día cruzan este mítico corredor marítimo.En el interior de la ría, las islas de la Lobeira y el imponente Monte Pindo completan este mirador natural.
El faro fue construido en 1853 para regular este tráfico marítimo,señalizando el punto geográfico.La torre mide 17 metros y su luz, situada a 143 metros sobre el nivel del mar,alcanza más de las 30 millas naúticas. La constante niebla del invierno provocó que se le añadiera una sirena en 1888,la Vaca de Fisterra,para avisar a los navegantes del peligro existente.Aún así,ha sido escenario de naufragios,como en 1870,cuando el Monitor Captain se hundió llevándose a 482 personas de su tripulación en el suceso más luctuoso de esta costa.
A unos cientos de metros mar adentro y desafiante,vemos la restinga de O Centolo.Esta roca de 25 m de altura, con forma de centollo,es golpeada una y otra vez por el fuerte mar formando un perfecto habitat para los ricos percebes que allí nacen.El monte Facho alza su cima hasta casi 250 metros de altitud.Desde allí,podemos ver la famosa puesta de sol de Finisterre,que quedará para siempre grabada en nuestra retina. Una visita a los restos de la ermita de San Guillermo y las Piedras Santas,el antiguo Ara Solís,que marcan el final del camino,también de esta ruta que nos ha llevado por la mágica Costa de Finisterre.


Los orígenes de Finisterre se pierden en la oscuridad del tiempo,pero existen datos de su existencia por la singularidad geográfica de este enclave que atrajo la atención de los geógrafos e historiadores grecorromanos,aunque los datos aportados por estos carecen del rigor de la historiografía moderna.Se puede mencionar un párrafo de Lucio Anneo Floro,de finales del S. I,en el que afirma que Décimo Junio Bruto,tras recorrer toda la costa del Océano como vencedor,no regresó hasta contemplar,no sin cierto horror y miedo de cometer un sacrilegio,como el sol se precipitaba en el mar y una llamarada salía de las aguas.Este espectáculo lo pudo haber visto desde el Monte del Cabo de Finisterre.Según cuenta la tradición que en este monte los romanos encontraron un altar al sol (Ara Solis) construido ahí por los pueblos que habitaron estas tierras antes de la romanización.En este monte se encuentran los restos arqueológicos de Vilar Vello que aún no han sido excavados ni estudiados,así como la ermita de San Guillermo muy relacionada con la cristianización de unos lugares paganos destinados a los ritos de la fertilidad.


Todas las imágenes están protegidas por derechos de autor y con un sistema de búsqueda en caso de utilización de terceras personas sin consentimiento o permiso alguno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario